Ecosistema empresarial: ¿Cómo debería ser tecnológicamente hablando?

Víctor M. herrero October 29, 2019 18:10

Share:

Un reciente estudio realizado por Accenture Strategy en el que se entrevista a más de 1.252 directivos (más de 100 en España) concluye que las  empresas españolas, medianas y grandes, ven claras ventajas en los ecosistemas, y casi la mitad de las encuestadas los están buscando activamente a la hora de orientar su crecimiento aunque esto suponga tener que moverse en contextos desconocidos. También comentan en el informe que los ecosistemas no están generando el incremento de ingresos previstos pero en cierta medida es lógico ya que se trata de contextos incipientes y por lo tanto en un proceso de rediseño continuo que requiere de  protocolos de comunicación y procesos diferentes a los que estamos acostumbrados. Tiempo al tiempo.

Hay 3 datos muy interesantes extraidos del informe:

El 57% de los ejecutivos españoles encuestados crean ecosistemas para innovar en su sector.

El 68% de los ejecutivos empresariales encuestados en España consideran que los modelos de negocio actuales serán irreconocibles en los próximos cinco años, y que los ecosistemas constituirán el principal motor del cambio.

Un 43% , casi la mitad de los ejecutivos españoles encuestados afirmaron estar buscando activamente ecosistemas y nuevos modelos de negocio. Sin embargo, con frecuencia estos ejecutivos no cuentan con la experiencia y las capacidades necesarias para diseñar y ejecutar ecosistemas líderes en el mercado.

Concluye el informe con la siguiente reflexión:

En un escenario comercial tan competitivo como el actual, las empresas no pueden actuar por su cuenta. Necesitan la ayuda de socios capaces de aportar capacidades únicas, datos, clientes y conocimientos sectoriales que puedan suponer una fuente de innovación. Los directivos empresariales están reconociendo el poder del ecosistema, una eficaz herramienta para impulsar el crecimiento.

Pero, ¿Qué es un ecosistema empresarial?

Existen muchos tipos de ecosistemas empresariales. Cualquier asociación empresarial, gran corporación, cámara de comercio, vivero de empresas, lanzadera, polígono industrial, espacio de coworking, cluster, hub, etc... podría considerarse un Ecosistema Empresarial. Al fin y al cabo un Ecosistema Empresarial es un espacio donde sus miembros, los profesionales y las empresas, coexisten, conectan, compiten y colaboran con el fin de crecer de forma individual y colectiva. 

En los Ecosistemas Empresariales siempre suele haber un grupo de colaboración que se encarga de definir, construir, gestionar y dinamizar el ecosistema y en el que  cada miembro tiene su rol y aporta su capacidad siendo todos ellos conscientes de que el valor combinado que aportan entre todos siempre será mayor que la suma de los valores que tiene cada uno de forma individual.

En definitiva, la unión hace la fuerza

Como dice  Peter Yamakawa, en su artículo "Ecosistema empresarial: la clave para la competitividad";  "para que una empresa tenga éxito, ésta no debe enfocarse solo en lo que hace como modelo de negocio, sino en expandirse y unirse a otras organizaciones para liderar el emprendimiento. El reto de las organizaciones no solo será velar por su cadena de valor, sino cómo la conecta con sus diversos grupos de interés y aliados, y en cómo gestiona el ecosistema"

Por lo general, los Ecosistemas Empresariales, tienen una entidad que los lidera y los guia a través de la elaboración de estudios de mercado y el diseño de planes estratégicos por lo tanto pertenecer a uno o varios ecosistemas puede aportar mucho valor siempre y cuando la actitud y aptitud de los líderes del ecosistema sea la adecuada y los miembros tengan compromiso en la participación. 

 

Otra de las claves de los ecosistemas son los datos

y por ello es fundamental que todos los participantes estén dispuestos a compartir permitiendo que el ecosistema actúe como catalizador para que los talentos dentro del ecosistema exploten dichos datos. Mientras los líderes de los ecosistemas tienden a tener una mente abierta y colaborativa en cuanto a datos, tecnología, integración de procesos, etc...los miembros pasivos tienden a compartir poco o nada fuera de sus organizaciones e incluso dentro de las mismas.

En esta nueva era en la que todo se conecta algunos luchan por seguir desconectados

También es muy importante compartir talento aprovechando todas las posibilidades del ecosistema ya que este se puede organizar en grupos de colaboración. Las organizaciones pueden crear sus propios grupos con equipos internos o colaborar con grupos externos e incluso mixtos,  abriendo las posibilidades de acceder al mayor talento posible esté donde esté y lo organice quién lo organice. Para ello es fundamental que el ecosistema esté dotado de unas normas claras de colaboración y de conducta con protocolos claros para la gestión de conflictos. Porque,

El talento no es  de nadie, está donde le apetece y no tiene sentido retenerle sino fidelizarle

Los pilares fundamentales en los que se basa todo ecosistema son:

La estrategia del ecosistema

En este apartado debemos reponder a preguntas como, ¿Para qué creamos el ecosistema?, ¿Para innovar?, ¿Para colaborar?, ¿Para hacer negocio?, ¿Por donde empezamos?, ¿donde queremos estar en en futuro?, ¿Cuál es la visión?,  ¿Cuáles son las oportunidades de innovación? ¿Cómo puede el ecosistema ser disruptivo en el mercado? ¿Qué beneficios obtienen sus miembros?

El modelo de negocio

Un Ecosistema necesita recursos para gestionarse y aunque el objetivo del mismo no tiene porque ser lucrativo si es conveniente que el Ecosistema genere recursos propios para mantenerse y escalar. Y, ¿cómo deberían generarse?. ¿Con cuotas de los miembros?, ¿Con publicidad?. ¿Con comisiones sobre las transacciones que se generen en el ecosistema?

La plataforma de gestión

Aquí tenemos que plantearnos cuestiones como, ¿Cóm queremos que se relacionen los miembros?, ¿Queremos crear una red social en el ecosistema similar a LinkedIn?, ¿Queremos que los miembros puedan publicar sus productos o servicios como en Amazon?, ¿Queremos organizar eventos y que los miembros se inscriban como Meetup?, etc...


Una vez introducidos en la definición de los ecosistemas y teniendo en cuenta que la mayoría de las empresas los buscan o los crean con el principal objetivo de hacer negocio nos hacemos la siguiente pregunta,

¿un ecosistema empresarial debe ser solamente un contexto para hacer negocios?

En Lobees creemos que no. Los ecosistemas empresariales no solo deberían dinamizar contextos para generar negocios sino también deberían, por poner algunos ejemplos:

  • Fomentar el networking entre sus miembros: los profesionales y las empresas.
  • Promover los retos para perseguir la mejora continua.
  • Fomentar las buenas prácticas empresariales.
  • Fomentar el liderazgo transformacional.
  • Ayudar a sus miembros a la construcción de casos de éxito y posteriormente promocionarlos fuera y dentro del ecosistema
  • Seleccionar y facilitar acceso a formación continua
  • Estar al tanto de todas las novedades legislativas que afecten a los miembros del ecosistema
  • Investigar sobre las novedades tecnológicas y metodológicas que surjan en el mercado y que puedan ayudar a mejorar la productividad.
  • Generar información, compartirla y transformala en inteligencia de negocio
  • Y sobre todo:

Contribuir a la sociedad

Si tienes capacidad de liderazgo, coincides con nuestra visión y buscas un socio tecnológico para poner en marcha un Ecosistema cuenta con nosotros ;). Puedes registrarte en el formulario y nos pondremos en contacto

 

¿Quieres conectar con el autor de este mail? Solo tienes que enviarlo tu mail y el motivo

6702

Mantente informado

Obtenga ofertas especiales de los últimos desarrollos de Lobees